Cuando abordamos la tarea de redactar un TFG o TFM, nos inundan muchísimas dudas en cuanto a su forma, pero también dudas en cuanto a cómo planificarnos las tareas para una correcta realización. Además, otra duda frecuente, es conocer que epígrafes debemos de abordar primero. Lee este importantísimo blog para seguir aprendiendo más trucos y consejos:

 

Elección del tema y del tutor

Es fundamental tener en cuenta si de tu trabajo quieres obtener artículos científicos o una tesis doctoral. Además, es importante ser consciente de nuestras posibilidades, si tenemos acceso a muestra y obtener datos o mejor realizar una revisión de la literatura de la temática a tratar.

Muchos de vosotros os plantáis la realización de revisiones sistemáticas. Estas son muy útiles para los investigadores, pero requieres una lectura más exhaustiva de artículos científicos, estableciendo unos criterios de inclusión y de exclusión bien definidos.

En cuanto al tutor, a veces es conveniente establecer contacto con profesores implicados que respondan a tus correos y te sirvan de guía para el proceso, que la elección de primeras figuras científicas. Suelen ser personas muy ocupadas que no prestan la misma atención a sus estudiantes. Seguimos con más trucos y consejos.

 

trucos y consejos

 

Objetivos

Una vez tenemos el tema debemos de desmenuzarlo en aquellos objetivos que queremos conseguir. Empezamos por el general: ¿Qué quiero obtener de mi trabajo en …..? A partir de dicho objetivo general obtendremos los objetivos específicos. Éstos son más concretos y deben de ser evaluables y relevantes.

A continuación, habrá que definir que variables experimentales vamos a tratar para dar respuesta tanto al objetivo general como a los objetivos específicos.

 

Planificación

Para que nuestro trabajo no se convierta en algo eterno, debemos de establecer una planificación rigurosa y cumplirla, teniendo fechas previstas para las posibles entregas para revisión del tutor.

 

Documentación

Para la revisión de la literatura podemos contar con herramientas de internet tales como Scholar, Pubmed, Dialnet… Debeis de tener en cuenta las fechas de publicación, el número de citaciones del artículo, así como la revista para saber de su relevancia. En las búsquedas debes de introducir las palabras clave de tu trabajo. Para clasificar los artículos podéis hacer uso de plataformas gratuitas tales como Mendeley.

 

Marco Teórico

Una vez revisada la literatura podéis comenzar a realizar la redacción del Marco Teórico que debe de contener toda la producción científica que apoye o no vuestro objetivo e hipótesis.

 

Análisis de resultados y conclusiones

En cuanto al análisis de datos debemos de tener en cuenta si contamos con datos, con lo cual habrá que analizarlos estadísticamente o si bien estamos revisando artículos sobre una temática. En este último caso debemos de clasificar las publicaciones principales atendiendo a criterios muestrales, objetivo, variables y resultados.

Las conclusiones deben extraerse por objetivo planteado o por hipótesis, contrastándola con la literatura revisada en el marco teórico.

 

Introducción y Resumen

Son los últimos puntos a realizar en nuestro trabajo de investigación, ya que sin los resultados y conclusiones no podemos completarlos.

Por último, añadir que la actitud frente al trabajo es importante. Tómate el trabajo de investigación como un reto, que es duro pero que te hace crecer personalmente. No desesperes ante la ausencia de respuesta en las correcciones. Por desgracia es lo habitual. Nadie ha nacido redactando metodologías, así que se paciente contigo. Y sin duda, pide ayuda cuando lo estimes oportuno.

En conclusión, aquí vas a ver los mejores trucos y consejos para superar tu formación y aprender, que es lo más importante.