Conclusiones

¿Cómo empezar una conclusión perfecta?

cómo empezar una conclusión

El punto de partida de toda investigación es la indagación, la necesidad de descubrir algo que se encuentra oculto para algunas personas. Necesitamos revelar lo que ocurre en lo que estamos investigando y luego decir qué conseguimos en función de unos objetivos. Esto es la condición de como empezar una conclusión.

Es decir que planteamos primero un área de conocimiento donde vamos a investigar. Dentro de esa área consideraremos algún tema que nos interesa, tercero señalamos qué cosas específicas vamos a estudiar. Proseguimos por hacer una buena justificación para ser investigada señalando puntos clave.

Nos ubicamos de forma epistémica en un marco teórico y luego indicamos cómo abordaremos o hemos abordado eso que investigamos, que es la metodología.

Recogemos información con un procedimiento apropiado a la investigación, empleando los mecanismos, técnicas e instrumentos necesarios. Procesamos la información que obtuvimos de fuentes confiables, la presentamos, reflexionamos, realizamos la discusión e interpretamos los datos y hallazgos.

Esta fase final lleva a la elaboración de las conclusiones, limitaciones e implicaciones futuras de la investigación.

En general, el comportamiento de la investigación tiende a llevarse de esa forma. Tanto en el trabajo final de grado (TFG),  final de máster (TFM) y tesis doctoral (TD) hay una  generalidad. Pero puede ajustarse de acuerdo al diseño y tipo de investigación, enfoque cualitativo o cuantitativo y al nivel de grado, master o doctorado.

En todas las investigaciones debemos construir las conclusiones a las que hemos llegado. Ese será el verdadero aporte de la investigación al colectivo, sin conclusiones robustas y consistentes los aportes serán pocos y no podremos dejar una impresión duradera.

 

cómo empezar una conclusión

 

NUESTRA CONCLUSIÓN

Para reflexionar sobre cómo empezar una conclusión, debemos atender a nuestras dudas de cómo podemos realizarla o por donde se puede comenzar.

La conclusión es la decisión del investigador al considerar resultados, o las consecuencias que derivaron del estudio y análisis de los datos.

No hay que confundir la conclusión con el análisis de datos o resultados de instrumentos. La conclusión es el argumento del investigador para reflexionar sobre la base de los datos y resultados.

Por tanto, la conclusión, además de destacar puntos clave de toda la investigación, es un proceso propio del investigador. Él debe globalizar lo ocurrido en la investigación, reflejar la experiencia vivida en cuanto a los aportes al conocimiento y la explicación de los resultados.

Por eso, cuando redactamos la conclusión, debemos enfocarnos en un discurso ligero pero preciso de lo que queremos destacar y aportar. Hay que mantener un texto de tipo académico, destacando nuestro aprendizaje de la investigación. Es el momento para reflejar nuestras competencias profesionales para el trabajo final de grado (TFG),  final de máster (TFM) y tesis doctoral (TD).

Si logramos expresarnos con claridad, propiedad, profundidad y dominio del tema investigado, estaremos muy próximos a una conclusión de alto nivel. Otro elemento fundamental, es que debe evidenciarse nuestro discurso, no es para redactar en frases aisladas.

Mostrar las conclusiones en correspondencia con los objetivos de investigación es una buena estrategia. Así podemos sincronizar lo que buscamos investigar con lo que logramos alcanzar con la investigación.

En las conclusiones, el autor puede aportar sus interpretaciones y reflexiones sobre cómo concibe lo investigado, superando los referentes teóricos y los datos.

Aunque no existen fórmulas o estructuras cerradas en como empezar una conclusión o como presentarla, podemos asumir algunos puntos que debemos incluir.

 

ELABORÁNDOLA

Para redactar como empezar una conclusión, lo primero es recordar el objetivo del trabajo, se debe acompañar de aportes del trabajo, incluyendo frases de cierre.

Expresar los hallazgos específicos considerando datos de la parte estadística del trabajo si la investigación es cuantitativa.

Destacar reflexiones propias de nosotros hacia la investigación, basado en la interpretación que le podemos dar a lo expresado por informantes en la investigación cualitativa.

A partir de esto tenemos ciertos puntos clave para redactar nuestra conclusión. Hay que analizar todo el trabajo, desde la idea inicial, pasando por los objetivos, enfoque paradigmático del tema y resultados. Debemos hacer un recorrido rápido de lo que hemos hecho, pero hay que enfocarnos en las cosas que para nosotros fueron significativas. Hay que resaltar lo que realmente podemos confirmar en nuestra propia forma de pensamiento sobre lo investigado, no debemos incluir nuevas ideas en la conclusión.

Hay que analizar los resultados obtenidos dando respuesta a los objetivos y si hemos realizado hipótesis también se debe abordar en la conclusión.

No debemos exagerar al redactar la conclusión. En la normativa de algunas universidades se plantea una extensión para los trabajos final de grado (TFG),  final de máster (TFM). Asimismo, debemos recordar que tenemos un espacio para plantear líneas futuras de investigación o continuidad de la nuestra.

Antes de empezar a resolver como empezar una conclusión, pudieras plantearte estrategias de registros de puntos clave, sucesos relevantes y tus primeras ideas de conclusiones.

Lo que queremos puntualizar, es que en la medida en que vamos realizando la investigación, pueden ir emergiendo ideas sobre las conclusiones. También es probable que demos interpretaciones a algunas relaciones o asociaciones visibles. Todo ello deberíamos recogerlo y registrarlo para emplearlo al redactar la conclusión; lo cual es un fallo común que encontramos los asesores con los estudiantes.

Artículos Relacionados